¿Qué es el Gas Radón?

Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado.

Fotografía de gas

El asesino silencioso

Recibe el nombre de asesino silencioso ya que no se puede ver ni oler y no tiene sabor, por lo que es totalmente indetectable por medios convencionales, pudiendo ser inhalado por los seres vivos de manera involuntaria.


¿Qué es?

El Radón es un elemento químico perteneciente al grupo de los gases nobles. Se identifica con Rn y tiene el número 86 en la tabla periódica. Su masa media es de 222, lo que implica que por término medio tiene 222-86 = 136 neutrones. Igualmente, en estado neutro le corresponde tener el mismo número de electrones que de protones, esto es, 86.

Tabla periódica

¿De dónde proviene el Gas Radón?

El radón (radón-222) es un gas radiactivo natural procedente de la cadena de desintegración del uranio-238 y, por tanto , ubicuo en la naturaleza. El uranio en su proceso de desintegración se va transformado en diferentes elementos hasta llegar al plomo-208. A medio camino de esta transformación se geenra el Gas Radón. Este gas no suele presentar niveles altos al aire libre pero tiende a acumularse en las viviendas y puede dar lugar a concentraciones elevadas, especialmente en zonas con suelos muy permeables o con un alto contenido de radio-226. En el proceso de desintegración del elemento se genera radiación de diferentes tipos y con distinta capacidad energética. El Radón después de ser inhalado sigue su proceso de desintegración natural con emisión de radiación de tipo alfa que al incidir en las células puede provocarles alteraciones irreparables. Hay que destacar que el riesgo radiológico ligado a la exposición al radon en aire no es consecuencia directa de la inhalación del propio gas sino de sus productos de desintegración de vida corta, también conocidos como descendientes o progenie.

Cadena de desintegración del Uranio 238

¿Cómo se introduce en las viviendas?

En un edificio, las principales fuentes de radón son el suelo en el que está asentado y los materiales empleados en su construcción. También puede entrar con el aire de renovación, con el agua de suministro y el gas de uso doméstico, aunque estos últimos, excepto en algunos casos concretos, se consideran fuentes menores. Al tratarse de un gas, su concentración en un ambiente interior depende también de determinadas prácticas y hábitos que favorezcan su acumulación, especialmente la falta de ventilación, acompañada de hermeticidad en la construcción, generadas por políticas de ahorro energético.


¿Afecta solo a las plantas bajas?

No. A pesar de ser un gas más pesado que el aire y a tender a acumularse en las zonas inferiores de las estancias, es habitual descubrir altas concentraciones en las plantas altas de las edificaciones.


¿Puede afectar a la salud?

Sí. El Gas Radón y sus productos de desintegración están reconocidos como carcinógenos humanos del Grupo 1 por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según los estudios realizados, está relacionado con el Cáncer de Pulmón, el Cáncer de Esófago y el Cáncer de Sangre.


Recursos