Riesgos para la salud

La exposición a altas concentraciones de Gas Radón puede derivar en graves problemas de salud.

Fotografía de cuatro niños con máscaras de gas

Un problema de salud pública

El Gas Radón no huele, es invisible y sus efectos sólo se ven a largo plazo. Es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la segunda causa de muerte por cáncer de pulmón y el responsable de entre el 3 y el 14% de este tipo de cánceres en todo el mundo. Desde 1998 el radón y sus productos de desintegración están reconocidos como carcinógenos humanos del Grupo 1 por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Puede provocar diversos tipos de cáncer

Los estudios realizados demuestran que está relacionado con la aparición de diversos tipos de cáncer, en especial el cáncer de pulmón, el de esófago y recientemente el de sangre. Se estima que 1 de cada 4 muertes por cáncer de pulmón se deben a la exposición al Gas Radón.

Cáncer de Pulmón

Localización del cáncer de pulmón

Primera causa en no fumadores.

Cáncer de Esófago

localización del cáncer de esófado

Mayor incidencia en hombres.

Cáncer de Sangre

Ilustración de un cáncer de sangre

Mayor incidencia en mujeres.


Sus efectos solo se pueden ver a largo plazo

El Gas Radón va afectando a la salud muy lentamente y de forma muy sutil, desencadenando graves problemas de salud a lo largo del tiempo.


Cada segundo cuenta

Los estudios apuntan que a mayor concetración y mayor tiempo de exposición, mayores son las probabilidades de desarrollo de cáncer en los organismos expuestos.

Familia viendo la televisión

Se combina con otros cancerinógenos

Los riesgos se agravan cuando el Gas Radón se combina con otros productos cancerígenos como en el caso del tabaco. Se calcula que las probabilidades de sufrir un cáncer de pulmón de un fumador habitual se multiplican por 46 en caso de estar expuesto a altas concentraciones de Gas Radón.


Un molesto compañero de piso

Dedido a su naturaleza y proceso de formación, podemos encontrar Gas Radón en casi todos los ámbitos de la vida diaria: En el interior de las viviendas, en el trabajo y en los centros de enseñanza.


Un niño podría recibir mayores dosis de Gas Radón

Dado que el Gas Radón es más pesado que el aire tiende a acumulularse en las partes inferiores de las estancias, por lo que los niños por su alta frecuencia respiratoria, el tamaño de los pulmones y su estatura podrían recibir mayores dosis de este dañino gas.

Grupo de niños provistos de máscaras de gas

Recursos